Jamón y Más

El Queso Ahumado de Pría

El Queso Ahumado de Pría es uno de los más afamados de Asturias y uno de los quesos ahumados españoles má reconocido. Se lleva elaborando nada más y nada menos que desde 1938 en el Concejo de Llanes, La Pesa de Pría. Tiene su origen en el tratamiento dado a quesos que tradicionalmente se hacían en la quesería fundada por Juan Inés Blanco en 1938. Este pequeño negocio fue evolucionando y progresando de forma paulatina, hasta quedar en la actualidad en manos de sus hijos, bajo la denominación de Lácteos Inés Granda, S. A. sin perder el aire de empresa familiar y el gusto artesanal. Su elaboración es durante todo el año a base de leche de vaca y oveja, cuajo, sal.

Elaboración:

Se coge la leche de vaca pasteurizada y se le añade nata de oveja. Una vez pasteruizada la mezcla se le añaden cultivos lácticos y cuajo en proporciones adecuadas manteniendo la temperatura a 31°.

Se procede a su cuajado, que se produce alrededor de unos 35 minutos más tarde. Pasado este tiempo se corta el cuajo y se recalienta hasta 35º para dar consistencia al grano. Posteriormente se pasa a la fase de moldeo y sometimiento a presión del producto, uno vez introducido en los moldes correspondientes, presión que cesa al día siguiente.

El paso inmediato es el salado, realizado en salmuera, cuya duración está en función del peso del producto. Una vez sacados los quesos de la salmuera y oreados, se procede a su traslado a la cámara de maduración, en la que permanecen durante un tiempo de 30 ó 40 días.

Transcurrido dicho periodo de maduración se procede al ahumado. Este se realiza con maderas nobles procedentes de los bosques asturianos ( roble y haya), en su fase final de maduración. Este ahumado comunica al queso su sabor y aroma característicos, lo que le ha supuesto que, en poco tiempo, ir tomando posiciones entre los quesos más apreciados de nuestra región.

Características:

Son quesos mantecosos, el interior o pasta es semiblanda , elástica y de color marfil o amarillento con pocos ojos.

La corteza es de color pardo y textura suave, flexible y cerosa.

El sabor es muy suave y dulzón, con toques acaramelados muy poca sal, con un ligero ahumado muy agradable y sostenido.

Maridaje vinos:

Vinos ligeros y frescos tanto blanco como tintos, finos y manzanillas de Andalucía y vinos dulces elaborados con Moscatel y Malvasía.




Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información