Jamón y Más

El Antroxu y la gastronomía antroxera

Carnaval es un época festiva que tiene lugar normalmente en Febrero, siete semanas antes del Domingo de Pascua. Tradicionalmente, esta fiesta implica una celebración pública o un desfile combinados con elementos circenses, mascaradas y fiestas callejeras. La gente se disfraza dándole un cambio a sus vidas diarias aunque sea por unas horas.

En Asturias, el Carnaval se llama ‘Antroxu’, aunque dependiendo de la región el nombre puede tener variaciones. Por ejemplo, en Aller y Quirós, se llama ‘Antroxo’. Este término asturiano tiene como base etimológica la palabra en español antiguo ‘Antruejo’, que a su vez deriva del Latín ‘introitos’, que significa ‘entrada’, refiriendose al comienzo de la Cuaresma. Carnaval estuvo prohíbido durante un largo tiempo del s. XX. en Asturias, y no se recuperó hasta la llegada de la democracia en los años 80. Hoy en día, se conserva la esencia del ‘antroxu’ primitivo aunque algunas costumbres se han ido puliendo a lo largo de los años.

Justo antes del Antroxu, se celebra el Jueves de Comadres, que es el día en el que las mujeres suelen reunirse con propósito festivo y con mucha complicidad femenina.

El Xueves de Comadres es 100% asturiano aunque no está claro que su origen esté ligado al Antroxu. De todos modos, es interesante saber que existía como un día de “liberación” en el que las mujeres cobraban un protagonismo que normalmente tenían negado. Las Cigarrerres de Cimadevilla, en Gijón, se reunían en las afueras de la ciudad (en la Providencia) para degustar casadielles y teresites. En La Pola Siero, subían a uno de los prados (al Malatu o al Picón) a merendar bollos preñaos y tomar sidra.

En Asturias, la mayoría de las ciudades y pueblos celebran el Antroxu. Los más significativos son los de Oviedo, Gijón y Avilés, que son las ciudades más grandes de Asturias.

El Antroxu termina con el Entierro de la Sardina pero en Mieres prefieren celebrar el funeral de la “Truchona del Caudal”.

Tiempo atrás, los participantes del Antroxu se pintaban la cara de negro con un corcho quemado u hollín. Se trataba de mascaradas muy económicas. Se practicaban dos agujeros en un cartón, trapo o madera, a guisa de careta y había costumbre de disfrazarse de animales, utilizando las pieles del propio ganado.

Lo más extendido por aquellas fechas eran sin embargo los zarrapastrosos, la destrozona o los probones o antroxos del género ancestral de los guirrias y zamarrones que pedían el aguinaldo a finales del año.

Resultaba muy común intercambiarse de sexo a la hora de elegir la vestimenta, el hombre en mujer y la mujer en hombre, una costumbre que la Iglesia consideró inmoral.

Los instrumentos musicales preferidos eran latas, sartenes, cencerros, cuernos, pitos y turullos. Ritmos altaneros e irrespetuosos que se siguen adivinando hoy en las notas de las charangas.

Gastronomía Antroxera

En el Antroxu además de disfraces, también hay gastronomía. En distintos puntos de Asturias, con su llegada preparan diferentes menús en una de las fiestas gastronómicas con más raigambre de Occidente.

El Martes Gordo o Martes de Antroxu es el día grande de los carnavales en Oviedo y tiene su menú especial que todo el mundo comparte como una tradición que nos encanta y define como una de las tierras bendecidas por la buena gastronomía. Este día se celebraba en los pueblos y aldeas con una comida copiosa y abundante bebida. La gastronomía que acompaña al Antroxu se extiende por todo el Principado. Los platos típicos se centran en el cerdo; las cabezas de cerdo saladas llamadas caramonas, cachola o caramocha, las manos de cerdo, el rabadal, costillas de cerdo etc. Estos ingredientes y muchos más para tus platos típicos de Antroxu puedes encontrarlos en cualquiera de nuestras tiendas Jamón & más y La Casa Real del Jamón.

El plato principal del menú es un pote asturiano con abundante compango, enriquecido para la celebración, aportándole los mejores productos cárnicos de la matanza. Así sale un contundente plato muy calórico ideal para estos días de invierno. En este pote conviven la patata, los nabos, las berzas y el repollo con los productos de la matanza del cerdo: el chorizo, la morcilla, el lacón, morros de cerdo, oreja de cerdo, etc. Se sirve un plato con la carne para añadirle al plato de verduras con caldo y cada cuál se pone la carne al gusto en el propio plato de verduras o lo toma después. El buen vino no puede faltar para compartirlo con esta magnífica fiesta. Para terminar no debe faltar el postre asturiano por excelencia: el arroz con leche acompañado de casadielles, frixuelos o buñuelos. El menú incluye cuantos derivados del cerdo queramos incorporar, siendo los más habituales oreja, lacón y morro.

En el Occidente de Asturias optan por las boronas preñadas de chorizo y buñuelos de viento rellenos de crema, y, en la zona de Luarca, por el rapón, una torta de maíz amasada con cebolla, trozos de chorizo y tocino recubierta con berzas y cocida al horno.

Como todo evento asturiano que se precie va incluida una fartura. Y es que la gastronomía asturiana es rica en el más amplio sentido del término, y por carnaval saca sus mejores galas…


Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información