Jamón y Más

Escanciado de la Sidra


A todos nos presta un culín de sidra pero no todos sabemos escanciar. Te damos todas las claves para que te luzcas escanciando.

• ¿Por qué se encancia la sidra?
Ver escanciar es todo un espectáculo para los visitantes que se acercan por primera vez a Asturias. Pero el objetivo a la hora de escanciar la sidra de forma manual consiste en lograr el mismo efecto que si ésta saliera del tonel, así se despierta el carbono endógeno de la sidra (las burbujas) y, además, se volatiliza parte del ácido que ésta posee, de manera que en boca resulta mucho más agradable y equilibrada.

• ¿Cuál es el modo de escanciar la sidra correctamente?
No es tan sencillo como parece. Algunos consejos básicos:

1- El vaso: el vaso de la sidra clásica deberá tener unas medidas de 12 centímetros de alto, 9 de boca y 7 de base. A la hora de escanciar la sidra de la botella al vaso, deberemos adoptar una postura recta, sin ser rígida. El brazo que sostiene la botella ha de estar estirado por encima de la cabeza. El otro brazo (el que sostiene el vaso) ha de estar estirado hacia abajo y en el centro del cuerpo.


2- La botella: una vez inclinada para echar el ‘culete’ ha de estar bien cogida con los dedos índice, corazón y anular por su cuerpo, y con el meñique por su culo o base. Además, los dedos que cogen la botella no la deben rebasar en dirección a la boca de la misma.


3- El vaso se coge con los dedos pulgar e índice, mientras que el corazón se asienta en la base, y el anular y el meñique se encuentran recogidos en la palma de la mano. Una vez que comenzamos a escanciar, el vaso no se debe mover del centro del cuerpo, lo que significa que es el chorro de sidra el que ha de buscar el vaso y no al revés.


Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información